Slow Design - Diseño sostenible al alcance de todos

El Slow Design, o diseño lento, es una de las muchas ramificaciones derivadas del Slow Movement, que a su vez está compuesto por el movimiento Slow Food, Slow Gardening, Cittaslow, Slow travekling... Hay toda una red desplegada entorno a estos movimientos debido a que promueven un ritmo de vida y disfrute del tiempo del cual no estamos acostumbrados hoy en día, un ritmo más lento.


El movimiento Slow comenzó cuando Carlo Petrini protestó en Roma, por la reciente apertura de un McDonald's en la Piazza di Spagna en 1987, el primero del país desde tal fecha, y por supuesto. no el último.

 

McDonalls de la Plaza de España, Roma

Según las palabras literales del profesor Guttorm Fløistad:

"La única cosa cierta es que todo cambia. La tasa de cambio aumenta. Si quieres mantenerlo bajo control es mejor que aceleres. Este es el mensaje de nuestros días. Sin embargo podría se útil recordarles que nuestras necesidades básicas nunca cambian. La necesidad de ser queridos y apreciados. La necesidad de formar parte, de sentirnos cercanos y cuidados con una pizca de amor. Esto solo se puede ofrecer mediante relaciones humanas más lentas. Para dominar los cambios tenemos que recuperar la lentitud, la reflexión y la unión. Es ahí donde encontraremos el verdadero cambio."

Mesa de café modelada durante un lento proceso de crecimiento del árbol.

 

Así que basándose en estos fundamentos del Slow Movement, surgió el Slow Design. Una forma de ver el diseño, ya sea de mobiliario, complementos, edificios, etc. de una manera un poco más calmada que permite tanto al diseñador como al usuario final disfrutar de una experiencia más calmada y enriquecedora haciendo uso y deleite de los objetos. El Slow Design va de la mano de una tendencia de reciclaje/re-utilización de objetos que hoy en día se está poniendo muy de moda. También tiene mucho que ver con el diseño sostenible, el cual está presente en los proveedores de nuestra empresa, pero el movimiento va mucho más allá y se encarga de reactivar la imaginación del consumidor para que él mismo pueda ser su propio diseñador y constructor, ya que el el usuario final el que va a tener más claras sus propias necesidades, gustos y usos que se le den al objeto final.

Ya en 1919, John Krubsack, un granjero creador de bancos, puso la semilla para lo que más adelante se convertiría en una forma de vida. Durante once años estuvo moldeando un árbol para hacerse una silla que podríamos clasificar dentro del movimiento Slow, el diseño sostenible o el diseño ambiental, varios nombres para lo que al final se convierte en un diseño concebido a base de la paciencia del diseñador.

A John le siguieron muchos otros, entre ellos Peter Cook y Becky Northey, unos artistas australianos inspirados en la visión de Krubsack, que comenzaron su andadura plantando acacias con el fin de modelar y diseñar, entre otras cosas, mesas de jardín, mesitas de café, espejos, percheros y joyería.  Para saber un poco más sobre los diseños de esta pareja podéis visitar el siguiente enlace: pooktre.com

Otro de los seguidores del movimiento es Christopher Cattle, profesor de diseño de muebles británico, que en su web nos enseña el método utilizado para hacer esos muebles Slow Design, como el que podemos ver en la fotografía de la derecha.

 

Pero el Slow Design no se basa solo en los ejemplos anteriores, si no que está al alcance de todos en todos los hogares, no importa que vivas en el campo o en la gran ciudad, lo importante realmente es encontrar el equilibrio entre el trabajo y el disfrute, el hacer con los elementos que tengamos a mano artículos para uso personal que sean sostenibles y respetuosos con el medio. Se basa en ideas como la permacultura y la ecoefectividad. Incluso en una visión más amplia, el diseño industrial tiene cabida si es capaz de ofrecer productos que una vez se queden obsoletos o sean prescindibles, puedan devolver los materiales utilizados para su construcción a la naturaleza en forma de nutrientes. El Slow Design se refiere a unos procesos de diseño en el que intervengan tiempos más amplios y acordes a la investigación, contemplación y ensayos en el impacto del producto sobre la vida real, para así ajustarlo a la tarea para la que ha sido diseñado. En el diseño para la fabricación de productos a partir de materiales locales o regionales, o un diseño que se apoye en las industrias, talleres y artesanos locales. En el estudio del concepto de los ciclos naturales y su posterior incorporación a los procesos de diseño y facturación de un producto, donde el diseño se centre en ciclos largos y estables, tales como el comportamiento humano y la sostenibilidad.

Para terminar adjuntamos algunos de los ejemplos de diseño Slow Design. Si queréis obtener más información podéis hacer clic en cualquiera de los enlaces a las fuentes de información que se encuentran al final del artículo.

 

Pufs diseñados y manufacturados según los criterios del slow design

Pufs Slow Design diseñados y fabricados a mano

 Sofá varias plazas diseñado bajo los preceptos del slow design

Sofá varias plazas colorido e informal Slow Design

 Cestas slow design

Cestos diseñados y fabricados según el modelo Slow Design

 

Botellero Slow Design hecho con cartón

Botellero diseñado en cartón

 

Otro botellero Botellero diseñado en cartón aún sin ser armado

 

Fuentes:

Wikipedia

Galería Flickr McKroes

Faircompanies.com

apartmenttherapy.com

remodelista.com

deco-design.biz

ssdesign.com